Entendiendo el Protocolo IPV6

conectividad

Compartir esta publicacion

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email

Al conectarnos a Internet podemos utilizar un sinnúmero de dispositivos como computadoras portátiles (laptop), de escritorio (Desktop), Móviles (Smartphones y Tablets), Televisores Inteligentes (SmarTV), o incluso una nevera, lavadora o cámara de vigilancia,  pero independientemente del dispositivo utilizado, todos tienen en común un protocolo denominado TCP/IP y una dirección única IP, que sirven para conectarse a la red y ser identificados por otros dispositivos, permitiendo una transferencia fluida, permanente y ordenada de datos.

Debido al inesperado crecimiento que ha tenido la red en las últimas décadas, la versión de IP originalmente diseñada en los años 80, denominada IPv4, se agotó, razón por la cual se está gestando una transparente, simultánea y efectiva migración a una nueva versión denominada: IPv6.

IPv6 como solución al Cuello de botella

Para solucionar la falta de direcciones disponibles, los grupos de ingeniería responsables de Internet, han recurrido a múltiples soluciones que van desde la creación de subredes privadas, de tal forma que con una misma dirección se puedan conectar múltiples usuarios, hasta la creación de un nuevo protocolo denominado IPv6 que promete ser la solución definitiva del problema y el cual fue lanzado oficialmente el 6 de junio de 2012

Un proceso transparente para el usuario

Uno de los mayores beneficios del protocolo IPv6, es que para el usuario resulta transparente, es decir no requiere de conocimiento técnico avanzado para conectarse a la red, siendo prácticamente el único requisito contar con equipos y dispositivos que cuenten con esta tecnología, algo que prácticamente todos los aparatos que han sido producidos en la última década lo incluyen, razón por la cual se puede afirmar que la gran mayoría de los usuarios de la red, están en la actualidad preparados para acceder a esta tecnología.

En conclusión

El protocolo IPv6 es una solución diseñada por el IETF, Internet Engineering Task Force, que tiene por objetivo resolver el actual cuello de botella que produjo el agotamiento de direcciones IP a principios de la década, para este efecto han diseñado un estándar con alrededor de 340 sextillones de direcciones disponibles, que tiene la capacidad de operar simultáneamente mientras se garantiza que todos los usuarios de la red dispongan del nuevo estándar.

A nivel de usuario el proceso resulta transparente y para los ISP, si bien requiere de una estrategia y la disponibilidad del protocolo en todo su equipamiento, en la práctica es un proceso relativamente sencillo que no reviste complejidad, siempre y cuando por su puesto, se tenga experiencia en aprovisionamiento de redes y se adquieran los respectivos bloques de direcciones.

Fuente: https://www.andinalink.com/

Suscríbete a nuestro Newsletter

Reciba actualizaciones y aprenda de los mejores

Más para explorar

Estamos para ayudarte

Déjanos tus datos, nuestro equipo se pondrá en contacto para brindarte la mejor solución.