Compartir esta publicacion

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email

La ISO 31000 es considerada una norma que ofrece reglas para hacer gestiones de riesgos dentro de las organizaciones, sus orígenes se dan en el año 2009, época en la que la Organización Internacional de Normalización (ISO), en colaboración con IEC, deciden crear esta norma, el objetivo de ISO 31000 es lograr gestionar riesgos de forma ordenada y eficiente [1].

Dicha norma hace algunas recomendaciones a las organizaciones, como por ejemplo fomentar el desarrollo de un plan de mejoramiento en donde se incluya un marco de trabajo que tenga como objetivo la integración de procesos de gestión de riesgos a todas las actividades [1].

Adicionalmente, la norma ISO 31000 tiene como complemento un estándar denominado ISO 31010 “Gestión  de Riesgo. Técnicas de evaluación “: La norma posee una serie de técnicas para la identificación y evaluación de los riesgos ya sean positivo o negativos [1].

Los riesgos pueden ser variados dentro de las organizaciones, por lo que es necesario tener buenas prácticas para las actividades relacionadas con la gestión de riesgos, y gracias a este estándar internacional desarrollado por la ISO, se puede aplicar a cualquier campo en donde implique gestiones de esta índole. La construcción e implantación de la gestión de riesgos depende de las necesidades de cada empresa, contexto, sus objetivos concretos, estructura, operaciones actividades, servicios, entre otros [1].

Los elementos que conforman a la norma ISO 31000 son tres, pero se consideran claves para una buena gestión de riesgos:

  • Principios de Gestión de Riesgos: son necesarios, para obtener una mayor eficiencia con respecto a la gestión de riesgos dentro de la organización [1].
  • Estructura de Soporte o Marco de Trabajo: Su objetivo es tratar de integrar el proceso de gestión de riesgos con la dirección, con el fin de que este adquiera un compromiso serio con la implantación de la Gestión del Riesgo. Para este caso el estándar plantea y establece una serie de órdenes las cuales deben ser cumplidas por la gerencia y así asegurar la efectividad [1].
  • Proceso de Gestión de Riesgos: Está conformado por tres etapas que son las siguientes [1].

1. Establecimiento del contexto.

2. Valoración de los riesgos.

3. Tratamiento de los mismos.

El estándar ISO posee varios principios para las gestiones de riesgos, estos son algunos de ellos [1].

  • Crear y Proteger el valor. Ayuda a la consecución de objetivos y de forma adicional ayuda a la continua mejora de aspectos importantes, como la seguridad y salud laboral, protección ambiental, cumplimiento de los requisitos laborales, entre otros [1].
  • Integración dentro de los procesos de la Organización. No es una actividad aislada, esta hace parte de las actividades y los procesos considerados principales dentro de la organización [1].
  • Trata de explicar la incertidumbre. La gestión de riesgos busca realizar un tratamiento en la toma de algunas decisiones que generan incertidumbre [1].
  • Sistematización, estructura y adecuación. Ayuda a contribuir con la eficiencia y de manera consecuente a la obtención de resultados válidos y fiables [1].

Fuente

www.isotools.org

Suscríbete a nuestro Newsletter

Reciba actualizaciones y aprenda de los mejores

Más para explorar

Estamos para ayudarte

Déjanos tus datos, nuestro equipo se pondrá en contacto para brindarte la mejor solución.

We are here to help you

Leave us your information, our team will contact you to provide you with the best solution.